Reeducación muscular

Últimamente durante nuestras sesiones de TERAPIA OCUPACIONAL a través del método PILATES estamos aprendiendo qué es eso de la reeducación muscular.

Lo explicaré aquí de la manera más digerible posible sin caer en la simplicidad.

Cuando hablamos de reeducación muscular nos referimos a que queremos desarrollar o reeducar el control muscular voluntario. Algo así como enseñar a un músculo que ha perdido su función, por lesión, desuso, atrofia o patología, a que la recupere.

Lo primero que debemos perseguir es la ACTIVACIÓN. Para ello, el terapeuta ha de realizar una exploración física en la que determine si se presenta alguna incoordinación, sustitución (que la acción que le corresponde a un músculo la desempeñe otro), debilidad muscular o incapacidad funcional. Además también se realizará un estudio goniométrico con el fin de realizar un registro del recorrido articular ganado, mantenido o perdido a lo largo del tratamiento.

Una de las particularidades del método Pilates (junto a otros) es que prima un entrenamiento consciente en el que el usuario trabaja a través de la percepción sensorial y propioceptiva. Durante nuestras sesiones en la clínica Moviliza, invitamos de manera reiterada a nuestros usuarios a percibir aquella zona de su cuerpo a la que le queremos prestar especial atención en un momento determinado. Por eso se les explica la dirección del movimiento que buscamos, el arco de movilidad que pretendemos conseguir y la ubicación de las estructuras sobre las que estamos trabajando ya sean músculos, huesos, ligamentos, tendones, fascias, o cualquier estructura anatómica que convenga en el tratamiento. Cualquiera de nuestros usuarios, tras unas sesiones, conoce esta información, valiosísima para el éxito del tratamiento. Para asegurarnos de ello, nos servimos de láminas, bibliografía o recursos multimedia.

P_20170421_180158 P_20170421_180245

Uno de los principios básicos del método Pilates es el CONTROL. En el caso de los músculos se refiere a la activación voluntaria y la regulación consciente de la intensidad y la duración de la contracción.

Entrenando con control podremos llegar a patrones motores automáticos. Para que los mismos sean correctos, debemos trabajar también en la activación de varios músculos de manera coordinada, activando o inhibiendo los adecuados en cada momento. La COORDINACIÓN es un proceso neuromuscular muy complejo y que también tenemos muy en cuenta durante nuestras sesiones. Así pues, se le explica al usuario qué estructuras debe sentir y cuáles no para poder evitar movimientos compensatorios, sobreesfuerzos y lesiones.

Muchas veces, al darse de alta, el usuario se pregunta por qué tiene propensión a sobrecargar cierta zona de su cuerpo. A través de este tipo de trabajo de control y coordinación se le da la oportunidad de descubrir la respuesta.

Otro pilar fundamental en nuestras sesiones es la toma de conciencia de que prima la  CALIDAD del MOVIMIENTO frente a la cantidad o la intensidad. Si quieres saber qué significa esto… te invitamos a estar pendiente de nuestras próximas publicaciones!

Minia Canedo Monasterio

Terapeuta ocupacional e instructora de Pilates de clínica Moviliza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *