PILATES Y EMBARAZO

Es muy frecuente que cuando una embarazada acude a Moviliza, en nuestra entrevista inicial comente que en el primer trimestre se ha encontrado especialmente cansada y que, pasado ese período,  el cuerpo le pide practicar una actividad que le permita adquirir y preservar la energía  que va surgiendo. Quieren de nuevo estar activas.

Con respecto al porqué optan por informarse acerca del método Pilates hay varias respuestas: la mayoría siguen recomendaciones de amigas, otras de su médico y otras han oído o leído  en algún  medio de comunicación sus beneficios. Eso sí, casi todas coinciden en que tiene una pequeña idea del método pero que no saben qué  es. Saben que se trata de una actividad de bajo impacto (que no es lo mismo que poco esfuerzo) y que sirve para relajarse y para ayudar antes,  durante y después  del momento de la gestación,  aunque no saben muy bien cómo. 

Embarazo y Pilates 2

A través de este post, lo que pretendo es, precisamente, informar de sus beneficios sin caer en lo absurdo de tildarlo como panacea dado que, aún siendo un método muy completo, no goza de inocuidad, ni es milagroso, ni es cosa de meigas (aunque “habelas hailas”). 

A este respecto, y para no caer en manos inexpertas o de gurús, lo primero y más fundamental es buscar un instructor que se rija por la evidencia científica y que tenga formación sanitaria y/o dentro del ámbito deportivo.

Dicho esto, vamos al meollo…

 

BENEFICIOS de practicar Pilates ANTES del embarazo:

Son muchas las futuras mamás que comienzan a tomar conciencia de la importancia de su cuidado cuando se quedan embarazadas lo cual está muy bien pero… Y ¿si empezamos a cuidarnos antes? La diferencia es que ya habremos adquirido antes del embarazo un control postural y unos conceptos que nos facilitarán mucho los nueve meses de gestación. Sin embargo, esto no quiere decir que, si no lo has practicado con anterioridad, no puedas empezar ahora que estás esperando a tu bebé. Nada más lejos de la realidad! Toma iniciativa, mímate y disfruta de estos meses en los que cuidar de tu cuerpo y de tu hijo van en un mismo pack.

 

BENEFICIOS de entrenar Pilates DURANTE el embarazo:

Teniendo en cuenta que este método combina movilidad articular, estiramientos, control postural, coordinación, estabilidad, percepción corporal y control de la respiración, es comprensible que se considere como uno de los más completos para el embarazo. 

Movilidad articular: Supone un componente importante de la prevención de lesiones cápsulo-ligamentosas. En nuestra opinión, resulta demasiado frecuente oir y leer comentarios muy restrictivos y negativos sobre el movimiento y la actividad física durante el embarazo; se aconseja restringir movimmientos, evitar otros,… y no se habla de la importania de aquellso que sí se pueden y deben entrenar. Estamos de acuerdo en que hay que tener en cuenta unas consideraciones especiales pero, lo que nos debe quedar claro es que una embarazada ha de moverse! (si no hay contraindicaciones concretas), eso sí, adecuadamente. que hay que rentingir ciertos movimientos, que se deben evitar otros… una embarazada ha de moverse! (si no hay contraindicaciones concretas), eso sí, adecuadamente. Por ello, en Moviliza optamos más por enseñar lo que sí se pude y se debe hacer durante el embarazo y, lo que nos debe quedar claro es que una embarazada ha de hacerlo (si no hay contraindicaciones concretas), eso sí, adecuadamente. 

Estiramientos: Durante el embarazo, es bien sabido que se producen muchos cambios, entre ellos, hormonales. Una de las influencias más conocidas es la provocada por la relaxina que media en la prolongación del ligamento púbico, el ablandamiento del cuello del útero,… Todo para facilitar los cambios necesarios de cara al momento del alumbramiento. Pero debemos saber que esta hormona no actúa solamente en la estructuras puramente implicadas en ese proceso sino que todo el cuerpo se vuelve más “elástico”, los recorridos articulares aumentan y, por ello, no aconsejammos entrenar estiramientos pasivos dado que la artiulación puede ceder “de más” frente a su actitud normal. Consideraremos, por tanto, durante el embarazo, los estiramientos como una forma de aliviar las molestias derivadas de la via diaria sin buscar un aumento de recorrido.

Control postural y percepción corporal: Resulta importantísimo el entrenamiento basado en el control de la postura debido a que, para el mantenimiento de la estabilidad, el cuerpo de toda mujer embarazada va a tener que adaptarse a unos requisitos osteomusculares, posturales y biomecánicos diferentes a los de su cuerpo fuera del embarazo. 

Pilates y embarazo

Estabilidad: Conforme pasan las semanas, tu barriga va creciendo y tu centro de gravedad cambia. Es un cambio constante al que te debes ir adaptando. De ahí la importancia de practicar una serie de ejercicios que te ayuden a ganar confianza y seguridad en tus movimientos. Pero, has de saber que trabajar tu estabilidad hace referencia no solo al equilibrio sino también a que tus articulaciones, tus musculatura, tu esqueleto funcionen y se muevan adecuadamente. Aprende algo fundamental para ser pilatera: da importancia a tu musculatura profunda, la estabilizadora!

Control de la respiración: La respiración puede condicionar, para bien o para mal, tu día a día. En Pilates, desarrollarás una respiación adecuada a la ejecución de movimientos controlados, precisos y fluídos. Resulta conveniente mantener una respiración a través de la cual activemos la musculatura del core (la musculatura profunda de tu faja abdómino-lumbo-pélvica: suelo pélvico, transverso del abdomen, multífidos, entre otros) para, de esta manera, contrarrestar la hiperpresión provocada por ciertos movimientos. Esto, durante el embarazo adquiere una importancia especial si tenemos en cuenta que, durante esos meses, la musculatura mencionada sufre cambios muy importantes ante los que necesita ser trabajada de una manera especial tanto durante la gestación como pensando ya en la recuperación tras el parto. En Pilates se entrena una respiración diafragmática que busca un adecuado funcionamiento del diafragma que no lleve a la hiperpresión y que facilite la expansión y cierre de costillas en todas sus dimensiones.

Con respecto a la respiración, cada vez es más frecuente encontrarnos con instructores que incorporan en sus clases ejercicios de lo que en la actualidad se conoce como hipopresivos. En el mundo de la maternidad, los conocerás en tus entrenamientos de postparto para ayudar a que la musculatura busque de nuevo su posición y funcionamiento adecuados.

Otros beneficios adicionales más característicos de este período son:

– Fortalecimiento de zona escapular, cervicales, hombros y brazos para poder atender a las demandas de tu bebé sin caer en lesiones frecuentes en las mamás: tendinitis, hombro congelado, síndrome del túnel carpiano,…

– Contribuye a mantener una buena circulación con ejercicios que fomentan el retorno venoso y que ayudan a la prevención de las latosas varices.

– Ayuda a tomar conciencia y a trabajar el suelo pélvico preparándolo para el parto y el post-parto. Aquí me parece importante pararme un poco más para explicar que no se trata de intervenir en problemas ya instaurados de esta musculatura o del sistema urinario (dado que para ello hay que acudir a un especialista) sino de trabajar desde la prevención sirviéndonos de una fuerte herramienta: el conocimiento. ¿Por qué no se nos enseña, fuera del ámbito del embarazo, qué es eso del suelo pélvico y qué importancia tiene? Quizás esto para otro post…

– Previene molestias y dolor en la espalda: A medida que la barriga va aumentando de tamaño, su peso también crece y suele arrastrar la pelvis a una posición anteriorizada que aumenta nuestra curvatura fisiológica lumbar. A través de Pilates tomarás conciencia de tu posición correcta, la que debes mantener para prevenir los clásicos dolores de la zona baja de tu espalda.

– Ayuda a alcanzar un estado de relajación.

– Favorece el aprendizaje de posturas que se consideran más apropiadas para favorecer la colocación más favorable del bebé de cara al parto.

pILATES Y EMBARZO 3

DUDAS acerca de cuándo EMPEZAR y cuándo PARAR

PRIMER trimestre:

Durante este período siempre se establece la duda y la desconfianza de si resulta conveniente asistir a clases de Pilates. Si bien es cierto que en los primeros tres meses se pueden presentar más problemas, no tiene porqué ser así.

Conviene comentar que, a priori, no deberías tener miedo en comenzar a practicar Pilates aunque no lo hayas hecho nunca antes. Si no hay ninguna contraindicación concreta, fuera miedos y ¡a por ello! Al fin y al cabo en tu vida diaria también te mueves, tienes que coordinar movimientos, te ves obligada a trabajar tu estabilidad (aún sin darte cuenta),… La diferencia crucial es que aquí te guiamos para que todo ello te resulte más fácil de integrar. Escoge a un buen profesional y sigue las recomendaciones de tu equipo sanitario. 

 

TERCER trimestre:

Es muy frecuente que preguntéis hasta cuándo es recomendable practicar Pilates durante el período de gestación. La respuesta es la misma que para determinar el comienzo de su práctica: Si te encuentras bien, no hay contraindicación específica (placenta previa, sangrado, hipertensión,…) y te apetece, ¡adelante!

 

Si nos encontramos ante cualquier problema, cualquier mes es malo para empezar o continuar. No te guíes tanto por el mes de gestación en el que te encuentras sino por las recomendaciones del equipo sanitario que te supervisa.

 

POSTPARTO: En ocasiones, con la llegada del bebé, la mamá no dedica el tiempo suficiente a sí misma. En Moviliza, nos gustaría que cada mamá se cuidase para estar al 100% ante los nuevos cambios en su cuerpo y a su allrededor. Por ello, hemos puesto en marcha el servicio de Pilates dirigio al Postparto. COn su práctica, perseguimos objetivos como los siguientes: Mejorar la recuperación tras el esfuerzo del parto. Contribur a la mejora en el estado de forma. Trabajar el control postural. Combatir el ccansancio, dolor de espalda, estrelimiento, ansiedad, estado depresivo y retención de líquidos. Recuperar el ltono de la faja abdominal y la musculatua dde la espaldaasí como el suelo pélvico.

¿DÓNDE hacer pilates para embarazadas?

Resulta evidente que una mujer embarazada presenta unas características físicas, fisiológicas y biomecánicas diferentes a las de una mujer que no lo está. Sin embargo, en ocasiones, no parece tan evidente a la hora de escoger el centro al que nos dirigimos o las clases en las que nos vamos a incorporar. Es fundamental que las clases sean con una atención individualizada que atienda a estas diferencias. Para velar porque esto se respete, en el caso de sesiones individuales no supone problema pero en los grupos has de saber que sus integrantes deben ser todas embarazadas.

 

Minia Canedo Monasterio

Terapeuta ocupacional a través del método Pilates

 

4 comentarios en “PILATES Y EMBARAZO

  • Es muy interesante todo lo que comenta Minia, pero más interesantes son las clases que imparte. No sólo se limita a dar la clase, si no que explica cada ejercicio, de una manera clara y sencilla para que lo hagamos correctamente. Siempre con ganas, haciéndolas variadas, lo que hace que se te pase la clase volando. Muy recomendables, para adquirir todos los beneficios que proporciona la actividad en sí, de una manera controlada y personalizada adaptándose a cada embarazo.

  • En pilares te sientes como en casa relajada y con motivación.Te ayuda a conocer tu cuerpo y mejorar de un modo muy sencillo,las personas que trabajan en moviliza se involucran mucho en su trabajo y es de agradecer.Una centro muy recomendable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *