Devoción y pasos: Semana Santa y la salud del pie

¿Qué pasa en nuestros pies cuando vamos portando una imagen?
Normalmente nuestras estructuras óseas ya se encuentran sometidas a fuerzas de considerable magnitud, la más importante de todas es la gravedad, nuestra estructura ósea esta ideada para poder ejercer la fuerza contraria a la suma de nuestro peso saludable (este peso oscila en un rango de 10 kg ,arriba o abajo, dependiendo de la estatura) y de la fuerza de la gravedad.
Pero qué pasa cuando sometemos nuestro cuerpo a una carga excesiva, en este caso en concreto me refiero a la carga a la que someten sus pies los portadores durante la Semana Santa. Teniendo en cuenta que nuestros tejidos y nuestros huesos están diseñados para cargar solo con nuestro propio peso, cuando cogemos un objeto en peso multiplicamos la presión a la que sometemos nuestros tejidos, produciendo un hundimiento óseo. Para evitar esto nuestro organismo produce cambios hormonales mediante los cuales dota de elasticidad a los tejidos evitando con esto roturas. Si nuestro cuerpo supera el umbral de peso sería muy fácil que fracturáramos algún hueso del miembro inferior (Cadera, fémur, rodillas, tobillos…). Es por este motivo que las personas nos podemos cargar un peso mayor al propio por encima de la cabeza. Hay que tener en cuenta, que los portadores en nuestro caso concreto posicionan el peso de la imagen sobre uno de sus hombros. Semana Santa 2010 148-1
¿Qué le pasa a la cadena muscular cuando a desequilibramos de esta manera? Efectivamente cuando colocamos todo el peso sobre un hombro desestabilizamos la cadena muscular ya que estamos forzando una lado de nuestra anatomía. Cuando colocamos un peso a un solo hombro no nos damos cuenta de que puede tener grandes consecuencias para la estructura ósea de la espalda, ya que es necesario que para cargar esos pesos estemos preparados a nivel muscular y que además sepamos cómo repartir el peso para que éste no pueda descompensarnos y hacer que una parte se sobrecargue en detrimento de la otra.
Es importante que sepamos que no podemos colgarnos cualquier cosa en del hombro sin que la espalda pueda verse afectada. Si esto lo extrapolamos a una semana de carga continua sobre los hombros que, aunque se alterna durante la duración de las procesiones, el momento de carga sigue siendo unilateral y podemos provocarnos lesiones a nivel de la espalda.
A nivel de los PIES, un mal posicionamiento de la espalda para adoptar una postura antiálgica a la hora de cargar, produce un desequilibrio a nivel de las caderas que rotan para compensar el desequilibrio postural de la espalda, y al rotar estas, producen descompensaciones óseas en todo el tren inferior.

Al producirse estas descompensaciones a nivel de cadera y rodilla, las cargas no llegan distribuidas de manera natural y equitativa a nuestra superficie plantar. Es por esto que sin darnos cuenta al cargar con un trono estamos modificando nuestra pisada. En el mejor de los casos, la persona que carga no tiene ninguna afección previa al momento de la carga, por lo que, lo que puede ocasionarse son lesiones de tejidos blandos tanto a nivel ligamentoso y muscular como a nivel dérmico, pues al aumentar la carga en una zona del pie (dependiendo de nuestro posicionamiento de espalda) someteremos esos tejidos del pie a mas estrés.

Pies-en-Semana-Santa

Por eso es muy importante conocer nuestra pisada, y si tenemos afecciones musculares, óseas o ligamentosas antes de ponernos bajo un banzo. Para esto lo mejor que se puede hacer es acudir a los profesionales sanitarios encargados del cuidado de las diferentes zonas que someteremos al estrés de la carga, el PODOLOGO y el TERAPETA FÍSICO.
Por un lado, si acudimos a un podólogo, este podrá darnos consejos para el cuidado de nuestros pies durante la Semana Santa, como son las inspecciones diarias, el hidratado y posiblemente el uso de unas orteis plantares acomodativas para aliviar el estrés al que se van a someter nuestro tejidos blandos.
Por otro lado, si nos dejamos asesorar por un terapeuta físico, ya sea fisioterapeuta o terapeuta ocupacional, dispondremos de estrategias, ejercicios y técnicas de afrontamiento adecuadas ante estas sobrecargas a nivel global en nuestro cuerpo.

¡¡ ACUDE AL PODOLOGO y a un TERAPEUTA FÍSICO!!

Virginia Rodríguez Ramos

Minia Canedo Monasterio

Servicios de Podología y Terapia ocupacional a través del Pilates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *