BRONQUIOLITIS

Es una infección que se caracteriza por inflamación- estrechamiento de los bronquiolos,

aumento de secreciones y alteración de la ventilación. Suele ser un cuadro leve que ocurre

en menores de dos años.

Su causa es fundamentalmente vírica (VRS..) aunque algunos casos están producidos por

bacterias. Estos virus se propagan a través de la tos, el estornudo y el contacto con las

secreciones (por ejemplo al llevarse a la boca juguetes..)

Entre sus signos y síntomas hay que diferenciar entre leves (febrícula, respiración costal,

sibilancias- crujidos, secreción nasal, tos productiva, aumento de la frecuencia

respiratoria…) y graves (fiebre, respiración costal alta, tiraje intercostal, aleteo nasal, signos

radiológicos de atrapamiento aéreo, deshidratación, cansancio, sueño, coloración azulada,

dificultad para comer- beber, apneas…)

Los factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad son: ser menor de 6 m,

hacinamiento, asistir a escuela infantil, convivir con fumadores y la lactancia artificial y los

factores de riesgo para padecer una bronquiolitis grave son: ser menor de 3 m, ser

prematuro y tener enfermedades crónicas cardíacas- respiratorias- inmunes-
neuromusculares…

Una vez que el bebé o niñ@ ha sido diagnosticado de Bronquilitis juega un papel esencial

el trabajo de un@ fisioterapeuta.

El fisioterapeuta primero realizará una historia clínica, posteriormente una valoración visual

y manual, ayudándose de aparatos como el fonendo y el pulsioxímetro, para determinar la

inflamación de las vías respiratorias y la existencia, localización y tipo de

secreciones (también es importante valorar el tono muscular, la postura, el patrón

respiratorio…).

Es importante destacar que el objetivo del tratamiento de fisioterapia es hacer la mucosidad

más líquida para facilitar su expulsión y mejorar su patrón respiratorio.

Respecto al tratamiento destacar que no es un tratamiento agresivo ni el objetivo es

provocar el vómito (aunque en ocasiones los niños pueden devolver en la sesión porque

con las técnicas de fisioterapia las secreciones se desplazan a la garganta y el cuerpo puede

reaccionar con el vómito).

El tratamiento fisioterapéutico varía según si las secreciones se hallan exclusivamente en las

vías respiratorias altas o también afectan a las vías bajas. En la cara y cráneo se aplicarán

técnicas de Osteopatía Craneal, Masaje, Drenaje Linfático Manual y Técnicas

Específicas Respiratorias. Es esencial enseñar a los padres la adecuada realización de los

Lavados Nasales. En el tronco se aplicarán técnicas respiratorias manuales para alargar los

tiempos respiratorios, Osteopatía estructural- visceral, Masaje, Reeducación Postural y si es

posible ejercicios- juegos respiratorios.

Es muy importante la colaboración de los padres en el domicilio siguiendo las

recomendaciones de fisioterapia y aplicando las técnicas necesarias.

Si estás interesado en conocer en profundidad esta patología tan común y cómo puede

ayudarte un@ fisioterapeuta no dudes en apuntarte a la Charla sobre Bronquiolitis que se

llevará a cabo en la Clínica Moviliza.

 

Cristina Martín García

Fisioterapeuta pediátrica Clínica Moviliza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *